viernes, 11 de abril de 2008

AGUA EN LAS ROCAS

Nacido en Lucillo, pero residente en Luyego, Juan es una persona que conoce bien la zona de los petroglifos. Sus padres siempre tuvieron un rebaño de ovejas, y a él le tocó ayudar desde niño.
Me contó que conocía desde siempre las rocas de “la Peñona”, sobre todo la de las cazoletas. Me confesó también que había dormido muchas veces la siesta en la roca de los laberintos, y que utilizaba la parte más elevada de la roca para apoyar la cabeza y protegerse de aire frío del Teleno. Y que a pesar de todo eso, nunca se había fijado en los laberintos.
Muy cerca de las grandes cazoletas del articulo anterior, recordaba también una hendidura en la roca de unos 40 cm. de profundidad, en la que manaba agua durante todo el año sin secarse. En realidad era una fuente que nunca utilizaban, pues debido a su estrechez y profundidad, no podía ser utilizada por los animales, y por su estancamiento, tampoco por las personas. No nos costó mucho encontrarla, a pesar de que se había colmatado de tierra y camuflado con la vegetación.
En cuanto quitamos la hierba y la tierra, la fuente empezó a manar nuevamente después de 30 años.




Nos dimos cuenta también que había algunos surcos más, aprovechando una fisura de la roca. Es difícil decir si son fruto de la erosión ó de la mano humana.




Lo cierto es que después de unos días de lluvia volví a la zona y la pequeña fuente estaba a punto de rebosar hacia esos surcos.


Por mi experiencia en los sondeos para agua, sé que es muy difícil que en una zona tan alta, en la roca viva, y a tan poca profundidad, aflore agua. Se tienen que dar una serie de circunstancias para que esto ocurra (diaclasas o fisuras de muchos kilómetros de longitud recogen el agua y la conducen a las profundidades). A veces esta agua aflora por gravedad en los sitios más insospechados, como en ésta fuente, o en lo alto de la Peñona, en su parte sur.
Esta circunstancia, que aún hoy en día consideramos insólita, en un contexto prehistórico de culto a montes, rocas, agua, etc., podría ser atribuido a la magia de los mismos dioses...

2 comentarios:

Jose Luis Galovart. dijo...

......estas hendiduras en la roca se me antojan un sexo femenino ...
...Freud me perdone!

Belisana dijo...

Me parece tan impresionante este manadero que bien podría haber sido el origen de todo éste lugar sagrado. Saludos