domingo, 6 de septiembre de 2015

LOS GRABADOS MEDIEVALES DEL MOLINO BARREÑO


Hace unas semanas recibí un aviso sobre unos grabados muy diferentes a los que hasta ahora han aparecido en Maragatería. Mis amigas Mirian de Cabo e Isasy Cadierno los localizaron en una de sus excursiones.No es extraño este hallazgo por su parte, pues además de haber nacido en la Somoza (son de Lucillo y de Molinaferrera respectivamente) se han involucrado en investigar y descubrir todo aquello que permanece oculto en la sierra del Teleno. No es la primera vez que localizan restos importantes pues no hace mucho descubrieron vestigios relacionados con las explotaciones romanas del oro. Entonces contactaron con Roberto Matías  quien certificó la importancia del hallazgo.

Los grabados a los que hace referencia este post se encuentran situados en la confluencia de dos pequeños arroyos estacionales, ya que en cuanto llegan los calores del verano se secan los dos, dejando visible varias figuras que en invierno permanecen ocultos bajo las aguas.
Hay otros grabados en las rocas cercanas al cauce. El primero de ellos se localiza en un bloque de cuarcita de buen tamaño y aunque coincide con el estilo de los demás, presenta una pátina y acabado de aspecto moderno, como si hubiera sido repasado en épocas actuales. Se trata de un círculo adosado a un semicírculo.


Hay otros dos grabados situados en las pizarras que afloran por encima del cauce. Uno de ellos está incompleto al haberse desprendido la zona superior de la pizarra.Es un símbolo compuesto por un cruciforme adosado a un semicírculo con una línea central, a modo de tridente. Un desconchón superior sugiere que el símbolo pudo tener más tamaño, aunque nunca podremos saber la forma en la que se prolongaba. Pudo ser un círculo completo, pero ahora eso es sólo pura especulación.



La otra figura es también compuesta. Se trata de un cruciforme adosado a un semicírculo. De esta zona inferior parten varias líneas hacia la zona derecha, recordando vagamente una composición similar a las marcas o hierros con los que los ganaderos marcan su ganado, aunque estos símbolos pueden pertenecer a ámbitos totalmente diferentes a los relacionados con la ganadería. Por ejemplo, también guarda cierto parecido con la representación del planeta Saturno.



Situados ya en el cauce del arroyo, Mirian e Isasy localizaron varias figuras grabadas en la roca pulida por las aguas. Los dos primeros se encuentran en una superficie de pizarra. Uno de ellos se compone de dos figuras triangulares que se superponen, formando en la intersección otro triángulo más pequeño. Un trazo horizontal recorre la base de la figura.


Junto a este grabado triangular se encuentra una de las figuras más enigmáticas de la estación rupestre. No tiene mucho tamaño, pues apenas alcanza los 20 cm. de diámetro. Se trata de una cazoleta central de la que parten radialmente ocho líneas que forman una figura con forma de estrella. Todas estas líneas están decoradas en su extremo por otras tantas cazoletas. Su interpretación es complicada, pudiendo ser una representación solar o de otra estrella. 





Cerca de allí hay otras dos figuras, las más grandes en tamaño de la estación. Una de ellas es un círculo con una cruz en su interior. Los surcos tienen una profundidad suficiente para haber resistido el paso del agua en el invierno. A su lado hay otro símbolo compuesto por un cruciforme rematado por un círculo y un semicírculo.







Mirian e Isasy también cayeron en la cuenta de que la mayoría de estos símbolos se pueden asociar con la representación de los planetas. Siguiendo esta teoría, se pueden apreciar claramente los símbolos astronómicos de Mercurio, la Tierra y quizá Saturno. Otro de los símbolos también se parece mucho a Neptuno (en el caso de los dos primeros y el último las figuras son exactas).




Debo confesar que las coincidencias astrológicas son más que evidentes, aunque cueste encajar estos símbolos representados en unas rocas maragatas . El topónimo del lugar es "Molino Barreño", y aunque nadie en la zona recuerda ninguna construcción en la zona, no es descartable la ubicación de un molino hidráulico similar a los que todavía quedan en la comarca. Hay que señalar que el punto donde se localizan los grabados es la confluencia de los arroyos de "Valle Henares" y "Valdellamas". Al arroyo resultante se le denomina "del Obispo", lo que unido al topónimo "Molino Barreño" resulta bastante revelador. No sería tan extraño que un molino fuera emplazado en ese lugar en época medieval, y como suele ser habitual en estos casos las rocas cercanas hubieran sido grabadas con símbolos diversos, aunque la iconografía "astral" no deja de ser extraña en este contexto. Otro misterio más que nos muestra esta Maragatería recia y enigmática.





Sea como fuere, lo que no admite duda es la implicación de las gentes maragatas, como Mirian, Isasy y tantos otros, que viendo el abandono al que las autoridades patrimoniales someten a esta tierra, han decidido ellas mismas sacar a la luz los vestigios de sus antepasados. Sus orígenes.


6 comentarios:

Miriam De Cabo dijo...

Muchas gracias J Carlos por este artículo, nos ha gustado mucho. es emocionante ver como algo que uno mismo encuentra le es dedicado un articulo como éste, que te voy a contar a ti... Ahora solo falta que pongan un mínimo de interés en investigar y sobretodo proteger.confiamos en ello. Seguiremos con nuestras búsquedas. Un saludo y gracias.

Caballero Templario dijo...

He visto la noticia en el periódico justo el día que me venía para Madrid y no tuve tiempo de verte. Es estupendo lo bien que nos explicas estos hallazgos, Juan Carlos, a los que somos analfabetos en estos temas, como es mi caso. ¡Qué interesantes estos descubrimientos!
Y ¡Enhorabuena! a estas dos chicas que han sabido ver que era algo importente.
Un saludo

Juan Carlos Campos dijo...

Gracias a vosotros y a otros muchos, a los que va destinado todo lo que escribo en este blog

daniel paniagua diez dijo...

Me da la impresión de que fueron grabados no hará más de cuarenta años, tal vez cincuenta estirándolo mucho. Son signos de los que se usan en las cartas astrales modernas, de medieval no tienen nada. Por ponerte un ejemplo el planeta Neptuno fue descubierto en 1.846 y no se comenzó a utilizar en los horóscopos hasta finales del siglo XIX. En vez de convencerse de que la astrología era una patraña planeta que encontraban planeta que añadían al cuento. Siguen poniendo a Plutón que no es más que un pedrusco helado a millones y millones de kilómetros de distancia. Algún humorista no tenía nada mejor que hacer que rallar las piedras por esos montes. Sigo tus descubrimientos.

Juan Carlos Campos dijo...

Hola Daniel. La verdad es que los grabados situados en el arroyo no tienen pátina alguna por efecto del agua en el invierno, así que es difícil calcular una cronología atendiendo al estado de los surcos. Los otros que están fuera del curso del agua están muy desgastados y cubiertos de líquenes por lo que hicieron falta fotos nocturnas para poder ver lo que eran.
Quiero decir con eso que al menos esos no pueden tener sólo unas décadas.
Por otro lado tu razonamiento es correcto, hay símbolos de los planetas que son muy actuales. Quizá no se refieran a planetas, y sí a divinidades. El símbolo de Mercurio por ejemplo tiene tres posibles significados, el de la divinidad, el del metal y el del planeta. Así que a saber.... Gracias Daniel y un abrazo

Jimena Ferreira dijo...

Hola Juan Carlos, me llamo Jimena, soy Uruguay. Encontre unas piedras enormes en el campo de mi abuela, estan talladas, creo que son parecidas con esas de las foto.. me gustaria pasartelas, a lo mejor tienen un significado. Te dejo mi mail, jime.ferr@hotmail.com muchas gracias