miércoles, 7 de septiembre de 2011

PABLO NOVOA



Hace varios años que conozco a Pablo Novoa. Es uno de los privilegios que el descubrimientos de los petroglifos me ha otorgado, el conocer a algunas personas como él.
Junto con José Luis Galovart fue de los primeros en aparecer por Peñafadiel, y ha repetido la visita varias veces a medida que se sucedían nuevos descubrimientos.
Pablo lleva media vida dedicado al arte rupestre, investigando los petroglifos del mundo, con especial dedicación a los de Galicia y Venezuela, sus dos "tierras del alma".
A lo mejor tiene algo que ver el hecho de que a los once 11 años se quedó encerrado por error en el antiguo Museo de la Diputación provincial de Lugo (su ciudad natal). Ya de noche le sacaron, pero lo que allí experimentó él lo llama “ un maravilloso trauma arqueológico".
Recuerdo su comentario a la primera entrada de este blog, y la expresión de su cara cuando vió los laberintos del Teleno. Su predilección por los laberintos le ha llevado a recorrer el mundo en busca de estas figuras, sin olvidar que su principal dedicación es el arte rupestre en general. 
Ahora acaba de llegar de Venezuela, donde ha localizado y catalogado multitud de estaciones rupestres y ha ayudado a mejorar la concienciación del pueblo venezolano en cuanto al respeto y el estudio de los petroglifos.


En la foto anterior, abrigo rupestre de Agua Linda, dado a conocer por Pablo Novoa en 2008. Situado en la selva del amazonas venezolano. Contiene más de 5.000 signos y figuras pintadas a lo largo de sus 150 metros de largo. 

Otras veces no le ha hecho falta adentrarse tanto en la selva, como en el caso del petroglifo de Maracay. Esta ciudad de casi un millón de habitantes "se ha internado por su cuenta", y en la actualidad estos grabados están en el Barrio de La Pedrera, rodeado de casas cuyos habitantes protegen el yacimiento. La prueba de esto es su excelente conservación y la ausencia de señales vandálicas. No os quepa duda de que Pablo ha contribuido con su trabajo de décadas a esta excelente conducta del pueblo venezolano respecto a su patrimonio cultural.



Es una fantástica roca, tan lejana en el espacio y el tiempo como familiar y cercana. Recuerda el mundo atlántico, con los círculos concéntricos, surcos y cazoletas..








Pablo es una persona cordial y accesible, que ofrece su ayuda al que lo solicite sin mirar su currículum o el título académico. Hay un completo artículo- entrevista en este enlace para los que quieran saber más de él. 



1 comentario:

Javier Torres Goberna dijo...

Si os interesa el tema de los petroglifos os indico mi blog por si os interesa (oestrymnio@blogspot.com) Un saludo.