jueves, 4 de noviembre de 2010

PELIGROSO INCREMENTO DEL NÚMERO DE IDIOTAS POR METRO CUADRADO

Atentado contra el castro de Borrenes

Pintan con aerosol rojo parte de la muralla reconstruida. La Fundación Las Médulas presenta denuncia

03/11/2010 Carlos Fidalgo | Ponferrada DIARIO DE LEÓN


Pintado de rojo piedra a piedra. Con minuciosidad. Y sólo en la parte de la muralla reconstruida durante la década pasada después de las últimas excavaciones del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Así descubrieron el pasado domingo un tramo de seis metros del muro del castro prerromano de Borrenes, los arqueólogos de la Fundación Las Médulas que visitaban el yacimiento para preparar las labores de limpieza de la zona. Declarado Bien de Interés Cultural (BIC) e incluido dentro de los límites de protección de la declaración de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, el castro de Borrenes, que data del siglo I, forma parte del itinerario cultural que la Fundación Las Médulas puso en marcha en el año 2007 junto con el castrelín de San Juan de Paluezas y el poblado metalúrgico de Orellán.

El autor de la pintada usó un aerosol de color rojo para marcar, una a una, las piedras de la muralla reconstruida en su tramo norte, en torno a la puerta de entrada de los restos de un a construcción que los astures nunca llegaron a habitar porque la llegada de los romanos desmanteló la cultura castreña. Los técnicos de la Fundación -"que ayer presentaron una denuncia ante el cuartel de la Guardia Civil de Ponferrada y que ya elaboran un informe para remitirlo al Servicio Territorial de Cultura de la Junta de Castilla y León-" sospechan que el responsable del «extraño» suceso es algo más que un vándalo y sabe lo suficiente de arqueología como para diferenciar las piedras originales de la muralla, que no han sufrido ningún daño, de las que se colocaron en 1999. «No es la gamberrada de un ignorante. Esto lo ha hecho alguien que sabía lo que hacía», decía ayer, al pie del muro, una de las arqueólogas que trabajan para la Fundación Las Médulas y que prefiere que su nombre no se publique para huir de todo protagonismo.


Foto: I. de la Mata

Segunda quincena de octubre . El aerosol rojo estaba seco ayer, según comprobó este periódico, y también lo estaba el domingo, cuando los arqueólogos descubrieron las marcas. Los técnicos de la Fundación Las Médulas estiman que el atentando contra el yacimiento Patrimonio de la Humanidad tuvo lugar en algún momento entre la segunda quincena de octubre y el arranque del puente de Todos los Santos. Tampoco descartan que el autor, o autores de los atentados, hayan querido transmitir algún mensaje de descontento con la restauración, pero prefieren no especular con la posibilidad de que detrás del suceso pueda haber alguna connotación esotérica. La Fundación tiene claro que no se trata de un simple vándalo porque lo habitual en casos de gamberrismo es que se hubieran ensañado con el panel informativo.

Boquetes en San Juan de Paluezas. La Fundación Las Médulas tiene intención de limpiar el aerosol para que el castro recupere el aspecto que tenía antes del atentado, aunque todavía está valorando la forma de quitar los rastros rojos sin dañar la piedra.

La Fundación también ha descartado que pueda relacionarse el suceso de la pintura roja de Borrenes con los boquetes que el pasado mes de febrero aparecieron en el castrelín de San Juan de Paluezas, elaborados para poder trabajar con un detector de metales.

El castro prerromano de Borrenes se encuentra en la falda de un colina sobre la cabecera del municipio y con vistas a San Juan de Paluezas. El castillo de Cornatel también se puede divisar girando la cabeza el este desde el panel y las antiguas minas de oro romanas quedan escondidas hacia el oeste. El castro o corona de Borrenes fue objeto de un campo de trabajo dirigido por el arqueólogo del CSIC Javier Sánchez Palencia en los veranos de 1998 y 1999. Una veintena de jóvenes participaron entonces en las tareas de recuperación que organizó el Instituto de Estudios Bercianos, también en el castrelín de San Juan de Paluezas y en los canales romanos que trasladaban el agua a Las Médulas procedentes de La Cabrera.

La Junta de Castilla y León incluyó al castro de Borrenes y a otros yacimientos del mismo itinerario dentro de la declaración de BIC en el año 2007.

2 comentarios:

Cuci Pata dijo...

Gracias por compartir, me has abierto los ojos... Un saludo!

Jesúsgg dijo...

Lastima que salga la sombra del fotógrafo